Algunas son la palabras que ya hemos visto en esta aproximación al diccionario de comunicación de marca. Todas anglosajonas: branding, naming, restyling. Pero la reina actual, indiscutible, omnipresente en cualquier campo de la comunicación en la que nos encontremos es: storytelling.

¿Qué es el storytelling?

Muy fácil. Déjate llevar por tu primera idea y habrás dado en el clavo.
Pero si aun así eres de los que necesitan seguridad y levantar la carta para ver que tiene una mano ganadora te dejo una definición. Es la primera que me he cruzado por ahí. No he buscado, ni enfrentado con otras. Una cosa así como el “Voy a tener suerte” de Google:

“Storytelling es el arte de contar una historia usando lenguaje sensorial presentado de tal forma que trasmita a los oyentes la capacidad de interiorizar, comprender y crear significado personal de ello.”

Esta es la teoría. Con esto te has ganado tan solo la posibilidad de poder presentarte al examen. Si queremos ir a por nota hay que pasar a la práctica. Para ello, recurriré a Don.

¿Has visto Mad Men?

Por muchas razones, una de las mejores series de televisión de todos los tiempos -para mi la serie con la mejor estructura de concepción de temporadas de cuantas he visto.-. No es de acción, no hay efectos o decorados espectaculares, no tiene grandes misterios que resolver, no hay humor, no hay grandes dramas, ni si quiera hay un asesino, ni explícitos conflictos sociales con los que te gustaría identificarte. Esta llena de imágenes políticamente incorrectas. Nada en Mad Men es obvio o evidente; todo es sutil, con matices y subtexto: como la buena publicidad.

Disculpame, me esta perdiendo la pasión, posiblemente algo injustificada por mi deformación profesional. A los médicos les gustaba Urgencias, a los periodistas Lou Grant, a los abogados The Good Wife, a los zombis Walking Dead, y a los publicistas… Mad Men.

Me centro y sigo.

Don Draper es director creativo de una agencia de publicidad en Madison Avenue, Manhatan. La serie esta plagada de presentaciones de campaña a clientes. Cada presentación que hace Don es una perfecto ejemplo de storytelling. Hay muchos, te invito a que busques algunas: cigarrillos Lucky Strikes, hoteles Hilton o chocolates Hersey imprescindible para quien ve en la publicidad el nido donde nacen las mentirás de la sociedad de consumo, y a la agencia de publicidad como la reencarnación del diablo -si, acabo de decidir que dedicaré un post a este tema-
Sin embargo y siendo consciente de mi carencia de originalidad con la elección de este ejemplo, muy trillado y twiteado, me rindo ante la presentación de Kodak: brutal. Resume perfectamente la esencia de que es el storytelling. Y fácilmente el concepto teórico de storytelling lo vas a ver puesto en práctica.
Te pongo en antecedentes: Kodak, la casa de material fotográfico, llega a la agencia con un reto, vender un nuevo proyector de diapositivas de la marca cuya única novedad es la disposición de las diapositivas en un carro circular (sin fin) en lugar del tradicional carro recto. El mercado esta saturado y técnicamente todos los proyectores funcionan igual. No hay ventaja competitiva.
Os dejo con Don Draper. Disfrútalo:

Después de esto, no hay mucho que añadir que no suponga bajar el nivel. Así que dejaré para la semana que viene el por qué y para qué del storytelling.